sábado, 21 de enero de 2017

Soluciones simples para problemas complejos

El último grito de la moda en técnica retórica orientada a tapar el sol con la mano y negar aquello que es evidente es la expresión "no hay soluciones simples para problemas complejos" .

Ya se trate de ingeniería , software,  arquitectura, filosofía,  leyes o derechos mi idea de un diseño elegante, robusto, eficiente y eficaz  es justamente lo que tanto repudian  los clérigos de la burocracia y la arbitrariedad: "soluciones simples para problemas complejos"  .

Ésto es la mínima cantidad de piezas o componentes estrictamente necesarios para cumplir la función,  diseñadas estrictamente para la función  y ninguna pieza ni decoración u ornamentación que no sea imprescindible y mucho menos que no contribuya a cumplir la función del dispositivo , dispuestos con rasgos íntegros,  francos, nítidos y bien definidos. Por éso es que me sentí plenamente identificado con los criterios arquitectónicos de Howard Roark en "El Manantial" .

La solución simple, elegante, robusta, eficaz y efectiva para la defensa de los derechos de cualquier minoría, empezando por la más minoritaria de todas que es el individuo,  es la defensa de la igualdad ante muy pocas y muy buenas leyes  que resguardan la vida, la libertad y la propiedad de todos y cada uno de los individuos, sin absolutamente ninguna necesidad de hacer ninguna mención a  género, edad, raza, color de piel, orientación sexual, nivel socioeconómico o cultural ni niguna característica de nacimiento. La llamada "acción afirmativa"  es una ornamentación innecesaria, engañosa e insalvablemente discriminatoria que destruye aquello que pretende defender.

No hay comentarios: