sábado, 14 de enero de 2017

Donde habite la libertad, allí está mi patria ( Benjamin Franklin)

Lo menos importante en la cuestión de los manteros y vendedores ambulantes es su nacionalidad. Sin embargo parece ser que es un aspecto que demasiada gente le da demasiada importancia. Y éste, que tantos le atribuyan relevancia a la nacionalidad, es un problema mucho más grave y tóxico.

¿En qué es peor un usurpador extranjero que un usurpador nativo? ¿De qué manera o por qué sería más grave la violación de la constitución por parte de un extranjero que por parte de un nativo? ¿Hace más daño el subsidio a un extranjero que el subsidio a un nativo? No! Es lo mismo!"

Estoy 100% con las palabras de Juan Bautista Alberdi en "Bases...":

<< Recordemos a nuestro pueblo que la patria no es el suelo. Tenemos suelo hace tres siglos, y sólo tenemos patria desde 1810. La patria es la libertad, es el orden, la riqueza, la civilización organizados en el suelo nativo, bajo su enseña y en su nombre >>.

Ésa es mi patria, y cualquiera que esté dispuesto a vivir y trabajar en libertad civilizadamente , de su propio esfuerzo , respetando el derecho de los demás a vivir su propia vida en libertad y civilizadamente, es mi compatriota, independientemente de su lugar de nacimiento.

Y cualquiera que quiera atropellar la libertad ajena, imponiendo al prójimo su forma de vida , viviendo del fruto del trabajo ajeno, violando, robando, matando o cortando calles, es mi enemigo, sin importar si nació en otro lugar del mundo o si es nativo de este suelo.

No hay comentarios: