Ir al contenido principal

Moral

La moral es una buena razón pero no es la razón última. Es por lo menos un error ignorar las consecuencias, rechazándolas como "utilitarismo".   La razón última de la elección de un código moral determinado sí tiene que ver con sus consecuencias...

Se puede adoptar un código moral compatible o incompatible con la existencia de un ser racional.

La moral como razón última (o primera) por sí misma es endeble e insuficiente ,  necesita ser fundamentada en relación a la existencia y propósitos por los cuales se la adopta.

No puede haber moral sin la inteligencia que vincula las causas, acciones y sus efectos,  sin la conciencia humana que expande su comprensión al pasado, el presente y el futuro. 

Una moral auténtica se cimienta en las consecuencias de actos y decisiones,  o sea responsabilidades.

Una moralina no fundamentada, que no considera ni explica las consecuencias habilita a los déspotas a calificar como inmoral lo que no hace daño a nadie y como moral lo que sí hace daño.

Como entender las consecuencias de los propios actos y elecciones requiere abrir los ojos, observar la realidad, pensar y conocer., la inmoralidad superlativa es el negarse a ver, a    pensar y a conocer, o sea la necedad o la deshonestidad intelectual, la ignorancia elegida.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Es el Papa Francisco quien realmente niega el Bien Común

El Bien Común sí existe para los liberales, aún cuando algunos de ellos no lo llamen así,    pero ocurre que  el bien común no es ni puede ser cualquier cosa. El único bien común posible,  es decir el único bien que todos los seres humanos podemos tener en común,    es la libertad de disponer de los propios recursos físicos y morales para la búsqueda de lo que cada uno considera el bien para sí mismo y para todo lo que valora.  La libertad de disponer de su propio cuerpo,  su propia mente y del fruto de su propio esfuerzo físico y mental.  La liberta de disponer de sí mismos y de su propiedad.  En palabras de Alberdi:  "La libertad no es una mera idea, una linda abstracción, más o menos adorable. Es el hecho más práctico y elemental de la vida humana. Es tan prosaico y necesario como el pan.    La libertad es la primera necesidad del hombre, porque consiste en el uso y gobierno de las facultades físicas y morales que ha recibido de la naturaleza para satisfacer las necesidades de

Altruismo vs. Benevolencia y Bondad

Del diccionario de la Real Academia Española: benevolencia: Del lat. benevolentia. 1. f. Cualidad de benévolo. benévolo, la Del lat. benevŏlus. 1. adj. Que tiene buena voluntad o simpatía hacia las personas o sus obras. bondad : Del lat. bonĭtas, -ātis. 1. f. Cualidad de bueno. 2. f. Natural inclinación a hacer el bien. benignidad Del lat. benignĭtas, -ātis. 1. f. Cualidad de benigno.  benigno, na Del lat. benignus. 1. adj. Afable, benévolo, piadoso. 2. adj. Templado, suave, apacible. Clima benigno. altruismo : Del fr. altruisme. 1. m. Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio. 2. m. Ecol. Fenómeno por el que algunos genes o individuos de la misma especie benefician a otros a costa de sí mismos. "Altruísmo" y "benevolencia" no son conceptos equivalentes porque si bien tienen en común la procura del bien ajeno, no coinciden en su propósito. En el altruísmo el bien ajeno es NECESARIAMENTE un fin en sí mismo, es por ésa razón

Sobre el origen de los derechos del individuo

Interesante diálogo con mi amigo Pero Gruyo acerca del origen y fundamentación de los derechos individuales: ------------------- Pero Gruyo: "Comandar a la naturaleza es obedecerla". "A es A" << La evolución humana sólo pudo, puede y podrá provenir del conocimiento científico, no de la mística. Al igual que el conocimiento de la naturaleza física, el mayor conocimiento de la naturaleza humana dió como resultado la noción de los derechos individuales. Los derechos individuales no son una creación artificial, sino el descubrimiento racioempírico acerca de las condiciones necesarias para la sobrevivencia del hombre y la sociedad humana en este mundo. Discutir esta noción equivale a discutir la ley de gravedad. Así como un cuerpo lanzado al aire, acabado su impulso, culmina atraído por un cuerpo de mayor masa, igualmente, cuando se desafía la noción de los derechos individuales, la sociedad se encamina a su colapso y sus individuos a la miseria y la muerte.