viernes, 2 de diciembre de 2016

El significado benigno de la palabra "democracia"

Yo sé que es un tema que da lugar a legítima polémica entre los liberales que contraponen el concepto de  "democracia"  al de "república" o incluso al de libertad individual,  o que entienden que el único significado de la palabra "democracia"  es de una tiranía de la mayoría y opinan que debería ser bajada de su pedestal de alta valoración en el mundo moderno.  

  Pero objetivamente,  éso no va a pasar , es imposible bajar del pedestal a la palabra democracia,  y tampoco es necesario, porque la mayor parte de la gente no la entiende primariamente como "tiranía de la mayoría" ni como "aristocracia de los falsos representantes" sino como sinónimo de libertad y oportunidad de participación.

Lo que sí hay que insistir es en que la única auténtica democracia posible ( en ese sentido bueno en el que la gente la entiende) es la que se consigue con un máximo de autogobierno individual y desterrando  cualquier clase de tiranía.

Es infinitamente mas fácil para el liberalismo reconquistar el territorio de significado de la palabra "democracia" , que después de todo le pertenece de pleno derecho ,  que bombardearlo.

Para ello hay que poner en evidencia que ni delegar mediante el voto el poder de hacer cualquier cosa con la vida y la fortuna de los ciudadanos,  ni la tiranía de la mayoría, ni la dudosa representatividad de los representantes contribuyen a la democracia ,resignificada y entendida como la oportunidad de cada individuo de gobernar libremente su propia vida.
 
Y lo primero que hay que poner en claro es que "el pueblo" no existe sino como simple agregación de los individuos, y que definitivamente NO EXISTE la "voluntad popular",  como que no existen los fantasmas ni las brujas. Una vez que queda claro que no existe ni puede existir una "voluntad popular" , se sigue que el "gobierno del pueblo" no puede ser otra cosa que la maximización del gobierno individual de cada persona sobre sí misma.

Si la democracia es "el gobierno del pueblo , por el pueblo y para el pueblo" ,  lo único que distancia el concepto de los derechos del individuo de gobernar su propia vida es la deidificación colectivista del término "Pueblo"  que le otorga místicamente "Razón"  y "Voluntad" al colectivo. Si se anula el componente místico deidificador, quasi-religioso, lo que queda es un significado benigno de la palabra democracia.


No hay comentarios: