martes, 29 de diciembre de 2015

Democracia y liberalismo


Algunas posturas , por supuesto las autoritarias  pero tambien algunas supuestamente libertarias, colocan a la democracia en antagonismo al liberalismo. Suponen que la democracia es esencialmente antiliberal.

En mi opinión no es así.  La democracia no es en si misma antiliberal. Es la forma más benigna y pacífica  de elegir nuevos administradores,  de deshacerse de los malos y de impedir que se enquisten en el poder.

Lo que si es antiliberal es concederle a los administradores y empleados públicos poder sobre la vida y la fortuna de los ciudadanos, concederles el poder de beneficiar a unos y perjudicar a otros,  poder que invariablemente terminará vendido al mejor postor.

Cuando se habla de democracia, y parafraseando a Bastiat, la democracia liberal republicana,  con todos sus defectos es "lo que se ve" , y todas las formas peores de gobierno , la monarquía, las autocracias, las demagogias, los populismos, las burocracias , aristocracias y dictaduras de toda clase, las mafias y sobre todo las TEOCRACIAS que aspiran calladamente a tomar su lugar son "lo que no se ve" .

La deidificación del estado o de la democracia como "tótem del mal" es una trampa, cuando se infiltra en el liberalismo es un auténtico "caballo de Troya", un "abrazo de oso" ,   un pieza maestra de retórica clerical y sincretismo hostil a la modernidad y a la libertad, una sacralización tan dañina y mística como la deidificación  del estado como "tótem del bien" .

No hay comentarios: