sábado, 12 de julio de 2014

Curso acelerado de ética liberal en 15 palabras

Pretender controlar la propia vida está bien y pretender controlar la vida ajena está mal.

FIN DEL CURSO

jueves, 3 de julio de 2014

La bandera de los pobres

Declaró el Papa Francisco que el comunismo el robó la bandera de los pobres a la Iglesia

Yo pienso que efectivamente así es, solamente un largo lavado de cerebro de siglos pudo convencer a tanta gente de que la bandera de los pobres se eleva contra la riqueza y no contra la pobreza.

Unos u otros , no importa porque el resultado es el mismo: una sociedad que hace una apología de la pobreza y el sufrimiento y los eleva al rango de virtudes en lugar de desgracias , siempre generará cada vez más pobres y sufrientes. No es otra cosa que la realización de sus deseos y valores. " tú lo quieres, tú lo tienes"

Una persona en un foro de facebook , a mi afirmación objeta preguntando:

"¿Pero qué sociedad se la pasa glorificando la pobreza y el sufrimiento? Yo no veo más que una adoración general al placer y el dinero, como los fines últimos del hombre. "

A lo cual yo respondo:

Consideremos que los seres vivos disponemos felizmente de los sofisticados mecanismos del dolor y del placer : el dolor es una señal natural  de que algo nos hace daño o nos lastima y debemos evitarlo, y el placer es la señal natural de algo que normalmente es beneficioso para nuestra vida:

+ Sentimos placer cuando nos alimentamos
+ Sentimos placer cuando adquirimos un conocimiento y comprendemos un poco mejor la realidad
+ Sentimos placer cuando nos enamoramos
+ Sentimos placer con el logro y la realización:  cuando logramos producir algo que nosotros mismos valoramos
+ Sentimos placer cuando otras personas nos dan señales de que logramos producir algo que ellas valoran.

El dinero es la forma que los seres humanos hemos desarrollado para representar de algún modo esas valoraciones propias y ajenas de aquello que las personas logran producir con su trabajo e inteligencia y que  valoramos justamente en la medida que  las consideramos beneficiosas para nuestra vida.-

No hay nada dañino ni malo  entonces en apreciar el placer y el dinero ,  es lo más natural del mundo pues son esencialmente señales de cosas buenas  para nosotros y para quienes nos rodean.

Yo creo que el  gran problema viene cuando se subvierten los significados y se construye un "relato" que niega todo lo anterior, glorifica en su discurso al sufrimiento y la pobreza  y pretende que el dolor por sí mismo es una virtud, la búsqueda del placer y el conocimiento  pecados , el Mundo una porquería   y  el dinero y los bienes materiales son el mismísimo Mal.

Como consecuencia de esa subversión de significados y en la medida que toda búsqueda de placer se hace aparecer en el "relato" como pecaminosa y como maligna toda búsqueda del propio interés,   se pierde de vista que el placer y el dinero son sólo señales y no fines en sí mismos , y se abre la puerta por un lado a la hipocresía y por otro al hedonismo . Entonces sí es terreno fértil para una idolatría del placer y del dinero ,  es decir una adoración de las señales en desmedro de sus objetos directos: todo lo que es bueno para la vida y la productividad.

En esa idolatría de las señales por sí mismas ( que es una consecuencia directa del "relato" de  glorificación del sufrimiento y la pobreza)  se deja de diferencial lo auténtico de lo falsificado: se deja de discriminar el placer auténtico que es la consecuencia de seguir un camino que nos hace bien del placer falsificado por medio de químicos o telenovelas.

Y tambien se pierde de vista la crucial diferencia entre  dinero propio bien ganado del robado a otros en forma ilegal o mucho peor todavía, el saqueo legalizado mediante las malas leyes.