jueves, 27 de octubre de 2011

Basta de sacrificios

A un año de su muerte, hoy asistimos a la beatificación de Néstor Kirchner,  en medio de  la manifiesta y seguramente sincera gratitud de los unos y el escándalo de los otros.

Qué le agradecen quienes le agradecen?  lo de siempre:  su sacrificio por el Bien Común y  su entrega desinteresada al  Pueblo ( todo así con mayúscula) ... De qué se escandalizan quienes se escandalizan? de la inconmensurable falsedad de tal  sacrificio y tal desinterés , siendo que sus mayores logros se cuentan en la dimensión de la acumulación de fama, fortuna y poder personal, para sí mismo  y para sus seres queridos y  amigos.-

Pero Néstor Kirchner sólo fue un hábil oportunista, el problema no fue ni es él.  El problema son todos los demás   que creen que el "bien común" puede ser realmente un fin en sí mismo para alguien y no un medio para sus propios fines , ya sea sus propios fines materiales o su propios fines psicológicos... El problema son los que se creyeron el cuento de que el sacrificio y el desinterés pueden ser una virtud , y los que -a sabiendas-  les contaron ese cuento.-

Reflexionemos,  ¿es malo que el bien ajeno , cuando realmente es el bien ajeno , a criterio del beneficiario sea un medio para el bien propio ?

¡Todo lo contrario! , ése es el fundamento del libre mercado ...el problema es ocultar este hecho virtuoso, subvertirlo y hacer creer a las masas que el bien ajeno puede ser un fin en sí mismo para alguien... y que un iluminado puede saber mejor que los otros lo que les conviene y que se va a sacrificar por ellos.-

El elogio del sacrificio está en el centro del núcleo de esta necrofilia que ahora nos llama la atención... yo no sé de qué nos extrañamos.-

A los liberales en general nos parece completamente evidente que el bien propio no se consigue a costa del mal ajeno sino por el contrario , contribuyendo libremente al bien ajeno ... parafraseando a Aberdi, ésto no es retórica, es geometría práctica: La forma más racional, civilizada, sustentable , eficaz y virtuosamente egoísta de procurar el propio bien es trabajando para el bien de los demás...

¿pero de todos los demás , quieran o no quieran ser "beneficiados" por lo que cada uno de nosotros cree o declama que es "su bien"? La respuesta es un rotundo ¡NO!.. sólo de aquellos que estén dispuestos a una reciprocidad. Una reciprocidad que es la señal infalible de que valoran el bien que le ofrecemos: una señal que consiste en ofrecernos a cambio del bien que le hacemos,  hacernos otro bien que nosotros , con nuestro propio criterio y no el del otro, a su  vez valoramos... Este proceso de reciprocidad en hacer el  bien en forma pacífica y voluntaria se llama " libre mercado"

Pero los argentinos en general, o no son liberales, o se olvidaron de serlo, o nunca lo fueron o cuando lo son ni siquiera lo saben, u otras veces algunos que creen que lo son, en el fondo no lo son tanto:

No creen del todo que la forma más racional, civilizada, humana y sobre todo eficaz de perseguir el propio bien sea trabajar para brindarle a  los demás un bien que ellos valoren , expresando el valor mediante intercambios voluntarios.-

Yo creo que la razón hay que buscarla de nuevo en el Elogio Original del Sacrificio que está fuertemente enraizado en nuestra cultura:  la gente está en general convencida de que para que unos ganen , otros tiene que perder. El extremo de este Elogio del Sacrificio  es que para que todos se salven, uno tiene que morir.-

La palabra apropiada para significar "que uno o unos pierdan para que otros ganen " es "sacrificio". Posiblemente sea un resabio atávico de los tiempos en que el hombre esperaba que sus problemas se solucionaran ofrendando un sacrificio a los dioses.. O quizás sea un un milenario malentendido sobre la conveniencia de postergar la satisfacción.

Pero postergar la satisfacción no es un sacrificio , es  inversión... Si no consumo las semillas hoy  para sembrar y tener más semillas en un tiempo no estoy haciendo un sacrificio sino una racional  postergación de la satisfacción...
¿Será que esta virtuosa postergación propia de los albores de la  civilización degeneró en el catastrófico vicio del Elogio del Sacrificio?  Todavía hoy decimos "sacrificio"  cuando queremos en realidad significar "esfuerzo" o "perseverancia" o "ahorro"...

Pero el sacrificio es otra cosa, no es una postergación. El sacrificio es irracional y destructivo : consiste en la destrucción de algo esperando que mágicamente la consecuencia de la destrucción de uno o unos sea la salvación de los otros.-        

El Elogio del Sacrificio conduce inexorablemente al Elogio de la Muerte, al Elogio de la Pobreza  y al Elogio del Sufrimiento ... El Elogio del Sacrificio está en el centro del núcleo de la semilla de la génesis de un Che Guevara y de un Francisco Franco ,  de un Hitler y un Stalin , de un Firmenich y un Tigre Acosta ... la lista se puede hacer variada y multicolor, pero siempre encontraremos el Elogio del Sacrificio en el núcleo de cuanto dictador o terrorista se pueda recordar: sacrificio por la Patria, sacrificio por el Pueblo, sacrificio por Dios, sacrificio por el Bien Común , sacrificio por La Causa ..hasta el mayor contrasentido posible:  sacrificios en nombre de La Libertad.-    

Entonces yo les pregunto a actores sociales, políticos  y religiosos: las consecuencias están a la vista hoy más que nunca... ¿Van a seguir haciendo un elogio permanente del sacrificio?

Sigan predicando el amor, ¡¡pero por favor BASTA de predicar el Sacrificio!! el amor no es sacrificio y el sacrificio no es amor,  el amor -como el mercado-  persigue el propio bien mediante el bien ajeno  , en términos psicológicos , materiales y  "materiales"  ! ¿quién quiere ser amado desinteresadamente? .. La entrega nunca es desinteresada, ni puede serlo, ni debe serlo.-

Yo creo que éste es el mensaje más importante que nos legó Ayn Rand hace medio siglo..que de no haber querido escandalizar y provocar hubiera titulado a su libro "La virtud del Amor Propio"  

¡El sacrificio,  el sufrimiento,  la pobreza y la muerte son desgracias a enfrentar y combatir , no son virtudes ni  convierten en virtuoso al que las sufre!  El ser humano es muy eficaz para conseguir lo que valora...sigamos valorando el Sacrificio, el Sufrimiento, la Pobreza y la Muerte y conseguiremos exactamente  todas y cada una de esas desgracias.- Entonces, más navidades y menos pascuas,  a enfocarse en la vida y no en la muerte de los grandes profetas  y a celebrar más los cumpleaños y menos conmemoración de aniversarios fúnebres , que los que hicieron obra en vida no necesitan obituarios ni mausoleos ni flores para ser recordados.-          


Walter Jerusalinsky