domingo, 24 de octubre de 2010

El problema no está en por qué los argentinos, como tales , somos perversos







"Nos movemos en esta dirección porque casi todos lo desean. No existen hechos objetivos que lo hagan inevitable. Algo diremos luego acerca de la supuesta inevitabilidad de la planificación .- Pero lo principal es saber a dónde nos conducirá ese movimiento . Pues si las personas cuyas convicciones le dan ahora tan irresistible ímpetu comenzaran a ver lo que sólo unos pocos adivinan ¿no es posible que retrocederían horrorizadas y abandonarían el deseo que durante medio siglo ha movido a tantas gentes de buena voluntad? 

A dónde nos conducirá esta común creencia de nuestra generación es un problema, no para un partido, sino para todos y cada uno de nosotros, un problema de la más trascendental significación. ¿ Cabe imaginar mayor tragedia que ésa de nuestro esfuerzo por forjarnos el futuro según nuestra voluntad , de acuerdo con altos ideales, y en realidad provocar con ello involuntariamente todo lo opuesto a lo que nuestro afán pretende? 

Hay un motivo todavía más acuciante para empeñarnos ahora en comprender las fuerzas que han creado el nacionalsocialismo: que ello nos permitirá comprender a nuestro enemigo y lo que nos estamos jugando. No puede negarse que sabemos poco acerca de los ideales positivos por los cuales luchamos. Sabemos que luchamos por la libertad para forjar nuestra vida de acuerdo a nuestras propias ideas. Es mucho , pero no bastante. No es suficiente para darnos las firmes creencias necesarias a fin de rechazar a un enemigo que usa la propaganda como una de sus armas principales , no sólo en sus formas más ruidosas sino también en las más sutiles. Todavía es más insuficiente cuando tenemos que contrarrestar entre las gentes de los países bajo su dominio y en otras partes, donde el efecto de esta propaganda no desaparecerá con la derrota de las potencias del Eje. No es suficiente si deseamos mostrar a los demás que aquello por lo que luchamos es digno de su apoyo, y no es suficiente para orientarnos enla construcción de una nueva Europa a salvo de los peligros bajo los que sucumbió la vieja .-" 
...............


"El problema no está en por qué los alemanes, como tales , son perversos, lo cual congénitamente no es probable que sea más cierto de ellos que de otros pueblos, sino en determinar las circunstancias que durante los  últimos setenta años hicieron posible el crecimiento progresivo y la victoria final de un conjunto particular de ideas, y las causas de que, a la postre, esta victoria haya encumbrado a los elementos más perversos.

Odiar simplemente todo lo alemán , en lugar de las ideas particulares que ahora dominan a los alemanes, es, además, muy peligroso, porque ciega contra una amenaza real a los que caen en ello. Es de temer que, con frecuencia, esta actitud sea tan sólo una especie de evasión, nacida de la repugnancia a reconocer tendencias que no están confinadas en Alemania y de la resistencia a examinar de nuevo, y si es necesario a desechar, creencias que hemos tomado de los alemanes y que nos tiene todavía seducidos como a los alemanes los tuvieron.- Ello es doblemente peligroso, porque la opinión de ser tan sólo la peculiar maldad de los alemanes lo que ha producido el sistema nazi  puede  muy bien convertirse en la excusa para imponernos las instituciones que verdaderamente han producido aquella maldad.-"          

F. A. Hayek , de la Introducción a "Camino de Servidumbre", publicado en 1944

No hay comentarios: